a mi PADRE...

Dedicado a las salas de CINE desparecidas en SEVILLA. Vaya mi pequeño tributo de admiración y cariño a esas calles y edificios que las cobijaron y el LLAMAMIENTO encarecido a cuantas personas quieran aportar datos ó documentos gráficos sobre su existencia a este rincón, donde deseo que se consideren como en su propio PATIO DE BUTACAS

la novela

Datos personales

Mi foto

Eres digno de todo, menos de lástima

domingo, 28 de septiembre de 2008

ADIOS; Dulce pájaro de juventud

IN MEMORIAM...




Te fuiste estrenado el otoño bajo lluvia
como salen los guapos de las aguas
sin maquillaje con sus arrugas naturales
con la frente despejada de los dioses rubios.
Tenías los ojos más bonitos de todas las pantallas
la mirada más azul y celeste del olimpo
no había quien pudiera con tu cara de bueno
por perverso y huraño que el personaje fuera.
Dulce pájaro hermoso de juventud quimérica
pretendiente anhelado por las novias del mundo
hoy suspira por tí la tristeza velada
de todos los amantes del cine desahuciado.
(El que quiera llorarme que le lleve un plato de comida a mis hermanos)

jueves, 25 de septiembre de 2008

EXTRAÑO RODAJE II

Fina suele degustar alguna bolsita de snack, especialmente los “fritos” de maiz que le encantan, también compra bolsitas de avellanas para repartirlas entre sus perros favoritos, porque Fina adora a los “chuchos” vagabundos, de los cuales dice –a boca llena- quiero más que a ciertas personas. Generalmente, Fina comienza de manera inopinada su habitual perorata, dirigida a cualquiera de los moradores que frecuentan esta pintoresca plaza; pues a todos conoce, asiste y aconseja, lo mismo que los injuria y difama cuando se tercia. La señora protesta por el más mínimo percance y se encara automáticamente con el más osado, iniciando la trifulca con su movimiento convulsivo habitual: valiente tío más saborio el cuponero ese…toe r mundo tiene la lista de premio a la vista y er gachó no la lleva encima…yo te digo a ti una cosa: to er que tenga un establecimiento y sea un saborio con er público, no se come ni una rosca…Aquella singular mañana del rodaje de la película incierta, cuando la distraida plaza se encontraba literalmente tomada por los intrusos; entre el tramo de nazarenos de pacotilla que emulaba la procesión de la Hiniesta desfilando rodeada de figurantes, ante la fachada principal de la Casa Palacio, bajo la luz artificial de los potentes focos de la productora, el personal de servicio estratégicamente repartido entre la muchedumbre, rogando ¡silencio, se rueda! Con sus dichosos teléfonos móviles en la oreja, escoltados por los números de la policía local que tenían precintadas las entradas de la Plaza, junto al refuerzo de guardias de seguridad embriagados de protagonismo tanto como de malas maneras, nuestra incomparable Fina, quien en condiciones normales no precisa razones para excitarse, tardó poco en soltar su artillería pesada de improperios y a la primera de cambio, cuando un alemán descomunal encargado de mantener el espacio franco, le rogó amablemente que hiciera el favor de retirarse de allí, la buena señora le espetó de esta guisa: A mí, a mí me va a decir tu, que no pase por aquí…¡ea! Po mira lo que hago (rompiendo de un tirón los precintos policiales) a tomá por culo, iros tos ar coño de vuestras puñeteras madres..qué le den trabajo a lo andaluce, que é lo que tienen que hacé y no vení gente de afuera a comerse nuestro pan…vergüenza le tenía que dá a la arcardesa…ay, si yo fuera presidente…
Lo curioso de esta anécdota verídica, es que nadie de los presentes, tanto autoridades o responsables de la productora, tuvo el arrojo de enfrentarse a la buena mujer, que por todo el centro de la plaza se retiraba en pleno rodaje, mientras echaba migajas de pan a los gorriones, camino de la calle San Luis.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

EL EXTRAÑO RODAJE

un cuento de película...

A principios de otoño, nos llamó la atención unos carteles repartidos por las calles del barrio, en los que se instaba a la colaboración de la vecinos para el rodaje de una película que la productora alemana “Triunfum” había elegido escenificar en esta zona. Polémica la que suscitó desde el principio el susodicho rodaje, que desató todo tipo de comentarios, amén de una gran expectación. Nadie supo a ciencia cierta, si se trataba de una apología a nuestras costumbres y tradiciones o ciertamente era la tapadera de un film pornográfico. Lo que quedó bien claro y manifiesta, fue la aparatosidad y el despliegue humano y técnico que se desplegó en el ya de por sí caldeado ambiente de la plaza. Todos asistimos atónitos y perplejos a la imponente llegada de la caravana itinerante; un verdadero ejército dotado de los elementos necesarios para tal fin. Las autoridades municipales habilitaron la genuina plaza con toda la infraestructura necesaria para dicho evento, con patrullas que la vigilaban noche y día, velando por la seguridad y dejando expedita la zona, cortada al tráfico. La productora comenzaba muy de mañana a operar, dentro de un aparente caos pero con enorme sentido de la disciplina y versatilidad. . La inmensa caravana, contaba con servicio de cocina, donde de manera ordenada –llegada la hora (13,30 aproximadamente), el personal contratado hacía cola para el rancho. Llamaba poderosamente la atención, la amplia plantilla, fundamentalmente compuesta por gente joven de ambos sexos, cada cual perfectamente integrado en sus respectivas funciones, desempeñando con oficio lo asignado, es decir, que al menos aparentaban ser buenos profesionales. A primeras horas de la mañana comenzaban a ejecutar las tomas y la Plaza era tomada por la presencia de figurantes, contemplados por un acordonado público de vecinos, curiosos y eventuales transeúntes que acudían por casualidad al evento, junto con los verdaderos profesionales del ocio, como son los pensionistas, desempleados y vagabundos-pordioseros que suelen honrar con su presencia la rutina del lugar. Entre tan respetable como variopinta audiencia, descollaba la figura imponderable de Fina, una encantadora dama habitual de la ciudad del Pumarejo, que aún con su edad entrada en los setenta años, conservaba los encantos de haber sido una hermosa mujer objeto de deseo, aunque –eso si- agriada por el desengaño de una vida cargada de despropósitos. Fina, tenía el pelo corto y ondulado, supongo que no era rubia de origen, usaba gafas de color carey, cuyas lentes se oscurecían con la luz del sol y traslucían unos ojos hundidos aunque vivarachos de mirar iracundo. Su nariz era minúscula y respingona, ventoseaban sus orificios como el hocico de un inquito roedor, apenas podía sostener medio minuto la montura de sus lentes. Fina, paraba invariablemente, todas las mañanas en la plaza, durante un par de horas para hacer la digestión del desayuno y pasar revista a las ropas que recogía del comedor de las Hermanas de la Caridad…
continuará...

sábado, 13 de septiembre de 2008

UN HOMBRE, DE PELICULA


Era un hombre de película ; perito en el manejo de rollos de celuloide separados en sus latas de cinc. Un profesional enamorado de su trabajo al frente del almacen. Diestro -como pocos- en embalar sacas y anudar con cruz de guita la paquetería de facturación. Se sabía de memoria todos los títulos que distribuía la empresa, desde los más caducos y desfazados hasta los estrenos más inminentes, pasando por los clásicos exitosos e impresindibles, que no dejaban de circular por las diferentes pantallas. Este honmbre, me enseñó con su ejemplo una lección que no se aprende en ningún colegio, el amor a una profesión de la que estaba profundamente enamorado y lo demostraba sin palabras vanas, a solas con la práctica de hacer las cosas más cotidianas con naturalidad y entrega. No me explicó nada, no empleó retórica inutil, simplemente me llevó de la mano al cine, a los cines, a sus cines, donde trabajaba tan a gusto y se sentía tan correspondido. Los domingos a la matinal del Regina, donde sorteaban para delicia de la chiquillería, balones y juegos reunidos; donde todos aplaudíamos el esperado corto en glorioso blanco y negro de “jaimito”. El me llevó a discubrir el fabuloso mundo de Disney en el Cine Apolo con perfume a menta y limón; los restrenos preferentes del Tarzán de los tarzanes ,Johnny Wesmuller, con la disparatada “chita” en su memorable actuación en Nueva York. Así como las disparatadas aventuras de los Hermanos Marx en su inmortal escena del camarote. Por eso, cada año, cuando los frescos de Septiembre, alejan el verano de mi memoria, me acuerdo de este hombre, simple y llano, de este magnífico hombre de película, del cine de barrio de mi vida, ese hombre que era mi padre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cine Maite

Cine Maite
Reestreno preferente

PALACIO CENTRAL

PALACIO CENTRAL

TEATRO CINE LLORENS

TEATRO CINE LLORENS

CINE PHATÉ

CINE PHATÉ
c/Cuna (hoy Teatro Quintero)

Cine IDEAL

Cine IDEAL
c/Jesús del Gran Poder

CINE SANTA CATALINA

CINE SANTA CATALINA
A LOS CINES DE VERANO

CINE SAN SEBASTIAN

COLISEO ESPAÑA

COLISEO ESPAÑA
HOY, GRANDIOSO ESTRENO

PALACIO CENTRAL

PALACIO CENTRAL
LA PELICULA

CINE IMPERIAL

CINE IMPERIAL
INOLVIDABLE, UNICA

CINE LLORENS

CINE LLORENS
ESPECTACULAR ESTRENO

ALVAREZ QUINTERO

ALVAREZ QUINTERO

CINE RIALTO

CINE RIALTO

CINE PATHE

CINE PATHE

CINE FLORIDA

CINE FLORIDA

CINE ALCAZAR

CINE ALCAZAR
TODAOO - 70 MM

CINE BECQUER

CINE BECQUER
TECHNICOLOR

TEATRO DUQUE

TEATRO DUQUE

"Murieron con las botas puestas"

"Murieron con las botas puestas"
a Luis Rodriguez

Homenaje GRAN CINEMA

Homenaje GRAN CINEMA
Sanlucar de Barameda