a mi PADRE...

Dedicado a las salas de CINE desparecidas en SEVILLA. Vaya mi pequeño tributo de admiración y cariño a esas calles y edificios que las cobijaron y el LLAMAMIENTO encarecido a cuantas personas quieran aportar datos ó documentos gráficos sobre su existencia a este rincón, donde deseo que se consideren como en su propio PATIO DE BUTACAS

la novela

Datos personales

Mi foto

Eres digno de todo, menos de lástima

domingo, 27 de julio de 2008

LOS CINES QUE PERDIMOS




Los cines que perdimos
POR SUSANA C. CHAÍN
La esencia del cine de verano, tan tradicional en nuestra ciudad, ha ido perdiéndose con el tiempo, hasta el punto de que podrá certificarse su defunción en poco tiempo. Esta peculiar forma de pasar los ratos de ocio y aplacar el calor propio de estas fechas tuvo su apogeo «en los años 40, 50 y 60 donde hubo más de 60 salas» -comenta Luis Rodríguez Sánchez, antiguo propietario de los cines Avenida de Verano en Triana-. Todo solar libre en Sevilla se convertía en un cine de verano cuando llegaba la temporada. Al parecer, la primera licencia municipal de cine de verano se dió en el barrio de La Macarena, frente al Hospital de las Cinco Llagas, hoy Parlamento Andaluz, en el año 1907, pocos años después de patentarse el cinematógrafo, en 1985.
El cine de verano ha sido un auténtico fenómeno social, formando parte de nuestra cultura popular. «Era una forma de ver el cine muy diferente. Este tipo de cine es más familiar, el público no sólo buscaba ver la película, sino que trataba de pasar sus ratos de ocio, en verano, sumergidos en la libertad que brinda un terreno al aire libre y con la posibilidad de comer, beber, hablar... «En este tipo de cines la gente incluso se ha enamorado», refiere el empresario.
Cuando los cines de verano eran los grandes lugares del ocio estival, los vecinos salían a la calle para pasarlo bien tratando de mitigar el sofocante calor a un módico precio, una peseta y media -seis reales en los años 50, aproximadamente- la entrada más barata y dos pesetas las de preferencia. «No había dinero para veranear, ni aire acondicionado como ahora, no teníamos DVD, ni tantos canales de televisión. El cine de verano era la diversión por antonomasia».
Los recuerdos de infancia de Luis giran en torno a este negocio, ya que su familia, generación tras generación, ha regentado los cines Avenida de Verano. «Los cines de verano de antes eran grandes aunque de una sola sala, pero ya en los 80 y 90 se montaron algunos multicines en el Prado de San Sebastián, el campo de la Feria y la explanada del campo del Sevilla. El personal estaba uniformado, los cines contaban con portero y acomodador y las salas se dividían en «preferencia», donde se acomodaban los más pudientes, y «general», el lugar donde íbamos los chavales ya que costaba menos la entrada».
Los reprises de 007
Igual que a lo largo del tiempo van cambiando las costumbres y las formas de ocio, los contenidos que ofrecían las películas también eran otros. «Han cambiado mucho. Antiguamente se proyectaban los famosos «reprises», películas de uno o dos años antes que eran mucho más baratas. Entonces triunfaban las películas españolas, las de 007, del oeste y de romanos. Actualmente es muy diferente, las distribuidoras son multinacionales y no quieren saber nada del romanticismo del cine de verano». Lejos quedaron los días en los que el papelón de pescaíto frito, las charlas con los vecinos y el ambigú, con una película de fondo, amenizaban las noches de los sevillanos en estos entrañables cines.
Cambio de rollo
También cambiaron los medios técnicos. Antiguamente, en las cabinas de proyección había dos proyectores, de forma que cuando se acababa un rollo de película en un proyector había un salto y la gente protestaba y pitaba. Los altavoces eran cajas de madera y el sonido era regular, las pantallas eran de loneta o de aglomerado, que con la lluvia y el calor se aflojaban o se doblaban. Los cines de verano actuales incluyen lámparas de xenon, que dan una luz muy blanca y de mucha calidad, las empresas como la de Luis -Servimedic- montan altavoces JBL dolby y digitales, mesas de mezcla, proyectores de largometraje y un amplio equipo comparable a cualquier cine de invierno que poco tienen que ver con los de verano antiguos.
Aunque en la historia del cine de verano sevillano destacan algunos como los de mayor tradición y los más importantes -Avenida de Verano en Triana, el Palmera, el de Santa Catalina y el Prado de San Sebastián- también se montaban cines como el Alfarería, Emperador, Evangelista, San Gonzalo y otros clásicos como el Ideal o el de Pio XII, entre otros.
Este año será la primera vez que Servimedic gestione el cine de verano de la Diputación, pero todos los cines de verano subvencionados por el Ayuntamiento desde la crisis del sector -que tuvo lugar tras la revalorización de los solares a principios de los 90, y al auge del cine comunitario, el vídeo y luego DVD- han sido gestionados por esta empresa. «El valor de los solares subió como la espuma, y donde antes florecía un cine de verano a partir de mayo, ahora era un bloque de pisos lo que aparecía, como consecuencia empezaron a desaparecer los cines», recuerda Luis con tristeza. Además, en la actualidad, la mayoría de las películas van a porcentaje, es decir, de la recaudación un tanto por ciento es para el exhibidor y otro tanto para la distribuidora. Por tanto, hoy las películas son muy caras, lo que dificulta sacar adelante el negocio.
Con el ocaso de los cines de verano de iniciativa privada comenzaron a surgir los públicos. El cine de la Diputación fue uno de los primeros en ver la luz gracias a los fondos de la entidad. «También, a nivel consistorial hubo un intento de impulsar el fenómeno con El Cine va por Barrios, donde efímeramente, por semanas, se montaba un sucedáneo de cine en espacios públicos de los distritos. Pero fue tal la crisis del sector que a finales de los 90 sólo quedaron dos cines, uno privado, el Avenida de Verano y otro público, el de la Diputación».
El ocaso de los 90
Los solares en los que se montaban los cines, generalmente eran alquilados, por lo que tras la venta del solar desaparecían. Eso ocurrió con el popular Avenida de Triana en 1998. «El cierre llegó a pesar de una enorme campaña mediática y de muchísimos movimientos en su defensa, ya que incluso se propuso que fuera Patrimonio Etnológico». Este cine abrió de nuevo en el 2000 para cerrar definitivamente un año después. En estas fechas nació otro peso pesado, el cine de la Alameda, gracias a las ayudas municipales. Ubicado primero en el solar que hoy es la Comisaría de Policía, pasó después a instalarse en la misma Alameda, como antaño en el que el paseo daba cabida a varias pantallas, pero sólo hasta 2005, cuando las obras imposibilitaron el montaje y propiciaron su cierre. Cinco años antes el Área de Cultura del Ayuntamiento comenzó a dar ayudas económicas a las empresas privadas para financiar y seguir adelante con algo tan arraigado a nuestra cultura. Así nacieron el cine de la Buhaira, que coincidió en 2001 con el Avenida. o los de El Turruñuelo, Los Carteros, Entreparques, Aquópolis, Virgen de los Reyes, Polígono de San Pablo, Jardines del Valle, Ronda de Triana y Prado de San Sebastián.
Sin la ayuda institucional, hoy el cine de verano anuncia el cierre por defunción. Sólo la Universidad y la Diputación mantiene una pantalla bajo las estrellas, -con una programación muy diferente a la de aquellos cines de selecta nevería y sillas metálicas- como especie cultural protegida en serio peligro de extinción.

1 comentario:

manolo dijo...

Tuve una novia, que el padre tenía un cine de verano, en triana.
Y en el cine San Sebastián, en el Prado. En la parte de Nevería, me declaré (como se decía antes) y le pedí que si quería ser mi novia, con la que llevaba casado 47 años. La película que proyectaban, no era digamos que muy propicia para el romanticismo. El título era:El Puente sobre el Rio Kwai. Buenos recuerdos, que usted me ha hecho despertar. Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cine Maite

Cine Maite
Reestreno preferente

PALACIO CENTRAL

PALACIO CENTRAL

TEATRO CINE LLORENS

TEATRO CINE LLORENS

CINE PHATÉ

CINE PHATÉ
c/Cuna (hoy Teatro Quintero)

Cine IDEAL

Cine IDEAL
c/Jesús del Gran Poder

CINE SANTA CATALINA

CINE SANTA CATALINA
A LOS CINES DE VERANO

CINE SAN SEBASTIAN

COLISEO ESPAÑA

COLISEO ESPAÑA
HOY, GRANDIOSO ESTRENO

PALACIO CENTRAL

PALACIO CENTRAL
LA PELICULA

CINE IMPERIAL

CINE IMPERIAL
INOLVIDABLE, UNICA

CINE LLORENS

CINE LLORENS
ESPECTACULAR ESTRENO

ALVAREZ QUINTERO

ALVAREZ QUINTERO

CINE RIALTO

CINE RIALTO

CINE PATHE

CINE PATHE

CINE FLORIDA

CINE FLORIDA

CINE ALCAZAR

CINE ALCAZAR
TODAOO - 70 MM

CINE BECQUER

CINE BECQUER
TECHNICOLOR

TEATRO DUQUE

TEATRO DUQUE

"Murieron con las botas puestas"

"Murieron con las botas puestas"
a Luis Rodriguez

Homenaje GRAN CINEMA

Homenaje GRAN CINEMA
Sanlucar de Barameda